BIENVENIDOS | JULEN | BLOG DE ROBADOS | MAPA

Aceptar o elegir

Maite
La aceptación de un niño especial no significa necesariamente que los padres estén satisfechos con su destino. Más de una ocasión los escuchamos decir que llevan su cruz o se están ganando su boleto al cielo. Ven a su hijo como un calvario y no como un ser que vino a dar una semblanza nueva en sus vidas.

Uno puede "aceptar" al niño como es y en su interior, soñar en lo que pudo ser y que nunca será. Este pensamiento merma poco a poco el espíritu de los padres pues lo que realmente están haciendo es conformándose con su situación y haciendo lo mejor posible, según lo que sus valores morales, éticos y afectivos indiquen.

Otra opción es elegir al niño, donde el padre acepte a su hijo tal como es, sin pensar en cómo sería si fuese "normal" ni compararlo con los hijos de sus seres cercanos. Sus fuerzas están encaminadas a sacar a su hijo adelante al igual que a cualquier niño. El padre debe aprender a encontrar a su hijo y a través de él, encontrarse a sí mismo.

¿Cómo sería mi hijo si no tuviese autismo? No podría contestar esa pregunta. Dejé de pensar en ello hace más de 9 años. Hoy no podría imaginar a mi hijo diferente, sería otro niño menos mi hijo, no sería Javiercito.

(Fco. Javier Garza Fernández papá de Javiercito, autista severo)
Manual avanzado para padres

.

1 comentarios:

Anónimo

yo intento elegir , pero no puedo evitar pensar en lo que pudo haber sido y no fue. y cuando voy a algun sitio y veo a los niños jugando con los padres, hablandoles....se me caen los palos del sombrajo, como se dice aqui.espero pasar pronto esta fase y ser capaz de no comparar.

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes. Nos permiten aprender a los demás e incluso pueden ayudarme a actualizar la información de la entrada. Muchas gracias por tu paso por aquí.

 
ir arriba ir abajo