BIENVENIDOS | JULEN | BLOG DE ROBADOS | MAPA
Este es un fabuloso artículo que nos envió Eduardo Carbonell Cruz a través de la sección de comentarios del blog de mi esposo Tecno4all y que desde ahora les digo que con nuestro hijo ha estado funcionado muy bien. Muchas gracias Eduardo por tu valiosa aportación.

Eduardo nos dice:

He leído que vuestro hijo tiene lenguaje ecolálico y que,p.ej., cuando pide agua dice “quieres agua”. Como os comenté en el artículo, la unidad básica del lenguaje de algunos niños diagnosticados como autistas son las muestras de habla ajenas fielmente memorizadas.

El niño llega a aprender su empleo por asociación. Su mamá le habrá dicho muchas veces esa expresión justo antes de darle el vaso de agua. Se produce así una cadena:

1.Sed del niño -> 2. expresión formulada por el adulto -> 3.entrega del vaso de agua -> 4. saciedad.

El niño memoriza la expresión y asocia, por contigüidad, su sed con la expresión que ya está interiorizada en la memoria, así que apropiándose del lenguaje de su mamá, acorta el proceso general que se inicia en su estado de necesidad y termina con la satisfacción de su deseo. Ahora, automatizado el proceso general, no es necesaria la interrogación de la mamá: ¿quieres agua?, porque el niño realiza los dos primeros eslabones, acortando el proceso.

Lo apropiado de la expresión al contexto puede dar la impresión de que el niño emplea de modo adecuado el lenguaje salvo en la forma flexiva del verbo, diciendo “quieres” por “quiero”.

Es adecuado al contexto y el interlocutor lo entiende, pero esa forma de lenguaje nada tiene que ver con los procesos inciales del desarrollo del lenguaje de otros niños, donde en oraciones de dos palabras hay una verdadera articulación que no está clausurada por el repertorio de expresiones previamente memorizadas.

Con esto quiero decirle que si su hijo no está acostumbrado a la expresión previa formulada por un adulto: ¿quieres el perrito?,y le gusta un perrito, no dirá:quieres el perrito,para expresar que desea cogerlo, aunque ya sepa decir “quieres” y “el perrito”.

Al estar necesariamente su repertorio de habla memorizado, sus expresiones habladas estarán sometidas a las leyes especiales de su singular memoria audio-verbal. Y aunque su expresión verbal sea motivada, voluntaria e intencional, debe sufrir las restricciones de aquella, de la memoria y de la unidad básica de su lenguaje.

En español las desinencias verbales -o y -es, de quier-o y quier-es, remite a los pronombres personales de primera persona, yo (quiero) y tú (quieres).

Como ustedes sabrán a los niños con diagnóstico de autismo les cuesta mucho usar bien estos dos pronombres personales.

¿Qué se puede hacer para obedeciendo a la naturaleza someterla?

1. Extender la parte verbal del proceso general de la petición.
- Niño: Quieres agua.
- Mamá: (Toma una servilleta y sela ofrece) ¿servilleta?
- Niño: ?
(La mamá le facilita la expresión verbal que da salida a su reacción)
- Mamá: No,no quiero una servilleta. Quiero agua.
- Niño: No,no quiero una servilleta. Quiero agua.

2. Enseñarle los verbos ser, estar, haber, hacer, dar y poner.
Más tarde le enseñamos los más usuales. Puede servir cualquier diccionario digital.
Mediante algún juego de ordenador (computadora) u otro medio procuramos que el niño conozca la declinación de todas las formas verbales.
Es bien sabida la dificultad que podemos tener en asociar qué formas verbales corresponden al nombre de un tiempo verbal; y los apuros que podemos pasar si nos piden que digamos el pretérito perfecto simple del verbo haber o cantar; mucho más fácil nos resulta completar las formas verbales de un tiempo verbal si nos apuntan, la primera persona, p.ej.: yo saltaría..
El carácter limitado y la forma prevista de las desinencias de muchos verbos regulares hace relativamente sencillo su estudio y memorización tras unas pocas repeticiones.
Esto que resulta sumamente sencillo, por una razón cultural sólo se enseña de modo sistemático, muy avanzada la escolarización primaria.
Este repertorio pasa a formar parte del vocabulario pasivo del niño pero servirá para posteriores etapas del desarrollo de su lenguaje creativo. A él le pedimos que sea capaz de terminar todas las formas verbales cuando le apuntamos la primera persona.

3. Enseñanza del uso de los pronombres yo y tú mediante asociación a programas motores.
Los pronombres personales yo y tú adquieren su valor sólo por el contexto de dos interlocutores en una conversación.
Es sumamente difícil enseñar ese uso mediante una instrucción verbal de un adulto a un niño o menos niño con diagnóstico de autismo.
- Maestro: Tú quieres agua.
- Niño: Tú quieres agua.
- Maestro:No, tú no, dí…yo quiero agua.
- Niño: Dí yo quiero agua.
- Maestro: Yo no, tú.
- Niño: tú.

3.1. Sentados frente a frente mamá o papá, y niño. Imitación. Ambos tienen los brazos extendidos tocándose, el uno al otro, el pecho con el dedo índice.
- Adulto: Tú, (presionando con el índice al niño).
- Niño: Tú, (presionando con el índice al interlocutor)

3.2. Ambos tienen los brazos extendidos tocándose, el uno al otro, el pecho con el dedo índice.
- Adulto: Tú, (presionando con el índice al niño).
- Niño: ( a continuación, cuando termina el adulto) Tú, (presionando con el índice al interlocutor)

3.3. Series.
- Adulto: Tú,tú.
- Niño: (a continuación, cuando termina el adulto)Tú,tú.

3.4. Series más largas. (el niño siempre actúa a continuación, cuando termina el adulto)

3.5. Ambos tienen los brazos flexionados tocándose, cada uno su propio pecho, con el dedo índice.
- Adulto: Yo, (presionando con el índice su propio pecho mediante un movimiento de señalamiento).
- Niño: (a continuación, cuando termina el adulto) Yo, (imitando el gesto de señalamiento )

3.6. Series de dos y más señalamientos. (el niño actúa siempre a continuación, cuando termina el adulto)

3.7. Sentados frente a frente mamá o papá, y niño. Conjugación al unísono. Ambos tienen los brazos extendidos tocándose, el uno al otro, el pecho con el dedo índice. (Al unísono cada uno señala al otro)
- Adulto: Tú, (presionando con el índice al niño).
- Niño: Tú, (presionando con el índice al interlocutor)

3.8. Series. (Al unísono cada uno señala al otro repetidas veces)

3.9. Sentados frente a frente mamá o papá, y niño. Ambos tienen los brazos flexionados tocándose, cada uno su propio pecho, con el dedo índice. Conjugación al unísono.
- Adulto: Yo, (presionando)
- Niño: Yo, (presionando)

3.10. Sentados frente a frente mamá o papá, y niño. Conjugación simétrica al unísono. Ambos tienen los brazos extendidos tocándose, el uno al otro, el pecho con el dedo índice. Después cada uno se señala a sí mismo.
- Adulto:Tú,yo
- Niño:Tu,yo

3.11. Series
- Adulto: Tu,yo,tu,yo…
- Niño: Tu,yo,tu,yo…

3.12. Sentados frente a frente mamá o papá, y niño. Conjugación simétrica al unísono. Ambos tienen los brazos flexionados tocándose cada uno su propio pecho con el dedo índice. Después cada uno señala al interlocutor.
- Adulto: Yo,tu
- Niño: Yo,tu

3.13. Series.
- Adulto: Yo,tu,yo,tu…
- Niño: Yo,tu,yo,tu…

3.14. Sentados frente a frente mamá o papá, y niño. Conjugación asimétrica y aunísona. El papá o mamá tiene el brazos extendido tocándo al niño, mientras que el niño se señala a sí mismo, tocándose el pecho con el dedo índice.
- Adulto:Tú
- Niño: Yo

3.15. Series
- Adulto: Tú,tú,tú…
- Niño: Yo,yo,yo…

3.16. Sentados frente a frente mamá o papá, y niño. Conjugación asimétrica y aunísona. El niño tiene el brazos extendido tocándo al papá o a la mamá, mientras que el adulto se señala a sí mismo, tocándose el pecho con el dedo índice.
- Adulto: Yo,yo,yo…
- Niño: Tú,tú,tú…

3.17. Sentados frente a frente mamá o papá, y niño. Conjugación alternativa, asimétrica y aunísona. En las posiciones adecuadas,alternando los señalamientos.
- Maestro: Yo,tu,yo,tu,yo,tu…
- Niño: Tu,yo,tu,yo,tu,yo…

Esto puede ser un juego muy divertido si cuando el papá o la mamá señala al niño le termina haciendo cosquillas, diciendo tútututu,claro. Al niño le gustará hacer cosquillas al papá y a la mamá, cuando dice tútututu.

El acto de señalamiento del adulto al niño se puede convertir en una señal que creará un reflejo condicionado en el niño aumentando el nivel de expectacia y por tanto el tono general del córtex del niño cuando el tú, se convierta en el vuelo de un avión que no se sabe bien cuando va a aterrizar en la barriguita o el costado del niño,con un sonoro tútutututu,un tú para cada golpe de cosquillas.

Una vez que el niño asocia firmemente cada palabra, “yo” y “tú” a un acto de señalamiento, con flexión o extensión del brazo, se podrá servir del movimiento asociado a cada palabra, para resolver cualquier duda sobre cual de estos dos pronombres personales debe seleccionar para una frase que quiera formular.

Eduardo Carbonell Cruz
http://frentealautismo.blogsome.com/2005/12/11/como-ensenarle-a-un-nino-con-autismo-el-uso-del-yo-y-el-tu/
.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son muy importantes. Nos permiten aprender a los demás e incluso pueden ayudarme a actualizar la información de la entrada. Muchas gracias por tu paso por aquí.

 
ir arriba ir abajo