BIENVENIDOS | JULEN | BLOG DE ROBADOS | MAPA
Visita también:
- Ellos lo saben pero no entienden el por qué - ¿Por qué y cuándo explicar a una persona con autismo su trastorno? - ¿Cómo? - Una comunicación adaptada - Vigile su autoestima - ¿Cómo reaccionan las personas con autismo a su diagnóstico? - Un cuaderno de trabajo y un manual: "Yo soy especial"

La persona que le vaya a explicar al niño o al adolescente su autismo debería garantizar la continuidad en el proceso y la competencia necesaria para contestar las preguntas que surjan durante el mismo. Hay algunas razones para no escoger a los padres o a la pareja de la persona con autismo o síndrome de Asperger:

- Los padres no deben ser los terapeutas ni los consejeros de su hijo, deben ser sus padres, al igual que la pareja.
- Es mejor que los padres puedan mantener un rol claro para su hijo. Si tienen que ser también diagnosticadores o consejeros, el niño podría sentirse confuso. A lo mejor los padres pueden desempeñar un doble papel, pero las personas con autismo prefieren roles claros y sin ambigüedades.
- Además del peligro de confusión producida por la doble función de los padres, existe también el peligro de que el niño pierda la confianza en sus padres ("Están buscando una excusa" o "Me están echando la culpa de todos los problemas que hay en casa").
- Al igual que cualquier persona que reciba malas noticias, la persona con autismo necesita un hombro donde poder llorar y una persona en quien confiar para recibir apoyo. Los padres son las personas apropiadas para proporcionar este apoyo a sus hijos. Esto se pone en peligro si los padres son los que dan las malas noticias.

Por supuesto, todo el proceso de información para el niño o el adolescente requiere una cooperación muy estrecha entre padres y profesionales. Los padres deben estar involucrados tanto en la decisión de iniciar el proceso como en el contenido del mismo, y deben tener información completa de lo que se está hablando en cada momento. Cuando se trata de un adolescente o un joven adulto, el consejero no debe informar a los padres sin el consentimiento o conocimiento de la persona con autismo.

El profesional que le informa a la persona sobre su autismo debe poseer credibilidad y autoridad a los ojos de esta persona. Es curioso que alguna de las personas que he conocido aceptaban la información que yo les daba sobre su autismo, cuando no la aceptaban de otras personas, simplemente porque "yo escribo libros sobre autismo". Para mucha gente sin autismo, mi condición de autor no reforzaría mi credibilidad, pero para las personas con autismo, sí lo hace.

En cualquier caso, el profesional deberá tener suficiente conocimiento y experiencia en el campo del autismo. Si no es así, sería mal interpretado por las personas con autismo, e incluso más, dicho profesional podría malinterpretarlas a ellas. Por lo tanto el profesional debe tener el conocimiento adecuado sobre el autismo. Y por encima de todo, el profesional debe respetar a las personas con autismo por lo que ellos son y pueden hacer, no por lo que no son o no pueden hacer. Si el profesional considera que el autismo es algo negativo, ¿cómo puede entonces esperar que la persona afectada con este trastorno desarrolle una autoestima positiva?

Soy especial: Un método y un cuaderno de trabajo para informar a los niños, adolescentes y adultos sobre su trastorno del Espectro Autista
Enlace fuente
.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son muy importantes. Nos permiten aprender a los demás e incluso pueden ayudarme a actualizar la información de la entrada. Muchas gracias por tu paso por aquí.

 
ir arriba ir abajo