BIENVENIDOS | JULEN | BLOG DE ROBADOS | MAPA
El psiquiatra Juan Larbán ha elaborado un estudio en el que demuestra que los bebés de seis meses que demuestran indicios de esta dolencia pueden ser tratados conjuntamente con sus padres y evitarla.

EIVISSA A. P. La detección temprana de indicios del autismo en niños de seis a doce meses puede impedir que se desarrolle la enfermedad en el futuro, por lo que a pesar de que actualmente no existe una cura para este trastorno mental severo, existe la posibilidad de reducir el número de pacientes mediante un tratamiento específico nada más detectarse las primeras señales de alarma, según refirió ayer el psiquiatra y psicoterapeuta de niños, adolescentes y adultos Juan Larbán Vera en la ponencia que ofreció en el marco de las primeras jornadas pitiusas `Pro salud mental´.

Larbán lleva cuatro años efectuando un estudio que demuestra la posibilidad de evitar la dolencia después de la experiencia profesional que ha llevado a cabo con la observación de casos de niños con indicios de autismo en su más temprana edad. «Esa experiencia me dice que a diferencia de lo que se asegura en foros científicos de que el autismo es incurable, yo creo que si el autismo se trata como muy tarde antes de los 18 meses el funcionamiento autista no se instala y además se evita que se desarrolle la enfermedad, por lo que estamos hablando de prevención primaria de algo que se dice por ahora que es incurable», explicó Larbán a Diario de Ibiza.

El psiquiatra considera que durante los primeros meses del niño existen ya indicios que permiten diagnosticar que podría desarrollar la enfermedad, pero añade que si en este caso se aplica un tratamiento adecuado psicoterapéutico para el niño y para sus padres, para evitar el comienzo del autismo. «Los padres deben ser responsables pero no culpables, ya que en el primer caso intentamos corregir el error o el sentimiento de fallo, mientras que si nos sentimos culpables buscamos inconscientemente un castigo».

Larbán destacó la importancia de trabajar en estos casos conjuntamente con todos los miembros de la familia y con el resto del entorno del niño: «Si se trabaja conjuntamente de forma adecuada, claro que se puede evitar el autismo al niño y la incapacidad que supone para el futuro».

El psiquiatra empezó a interesarse en estos tratamientos precoces desde hace varios años, pero sólo lo pudo investigar en la práctica gracias al pediatra Eladio Merino, quien le derivaba numerosos niños menores de un año con sospechas de padecer funcionamiento inicial autista. «Estos niños que fueron bien tratados en su momento están ahora haciendo una vida normal en Eivissa».

El pediatra Alonso Fernández Revuelta, vicepresidente de la Sociedad Balear de Pediatría, recalcó la importancia de llevar a cabo estas jornadas en Eivissa para que sirvan de estímulo a las autoridades. «Creemos que la atención a la salud mental en el Ib-Salut tiene pocos medios, sobre todo en Eivissa, y vamos a tratar de presionar para que las autoridades sanitarias se den cuenta de estas carencias, especialmente cuando no existe dinero para la salud mental», remarcó Fernández Revuelta, coorganizador de las jornadas de salud mental.

Falta la sonrisa social
El niño de tres meses responde a las carantoñas de su madre con una sonrisa. Cuando ésta falte, los padres deberían ponerse en alerta y consultar con el pediatra.

Mirada huidiza
La detección temprana del autismo también incluye la mirada del niño: si es huidiza o periférica podría mostrar signos primarios de la enfermedad.

Rechazo corporal
El bebé con indicios de la enfermedad se muestra normalmente excesivamente rígido al tomarlo en los brazos y rechaza el cuerpo del adulto.

Enlace fuente
.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son muy importantes. Nos permiten aprender a los demás e incluso pueden ayudarme a actualizar la información de la entrada. Muchas gracias por tu paso por aquí.

 
ir arriba ir abajo