BIENVENIDOS | JULEN | BLOG DE ROBADOS | MAPA

Natación

Maite
Las graves dificultades con las que se encuentran los autistas para relacionarse con los demás y con el medio así como la interpretación alterada de lo que le circunda impedirá un desarrollo motor moldeado culturalmente, reconocible si no se interviene o se hace inadecuadamente. El aislamiento, la ausencia de imitación, etc. impedirán que se le proporcionen las experiencias mas comunes, esas que nos conforman el gesto, las formas, habilidades para las que en principio todos estaríamos capacitados, pero que exigen de una forma u otra - el aprendizaje es social - moldeado.

El espacio piscina se hace idóneo para la intervención en autismo en tanto que es un espacio relacional donde el adulto de referencia se muestra imprescindible para el desarrollo del juego; juegos que, por el espacio en el que se desarrollan, suponen Hiperestimulación vestibular y propiocepción, actividades deseables, no carentes de sentido para ellos, no imposiciones externas. Un espacio perfectamente distinguible de cualquier otro, cognoscible, en el que se ha ido generando convenientemente un constructo de objetos, personas, acciones, referentes funcionales, partiendo de información visual y sensorial. Un espacio predictible, anticipable.

Creemos seriamente que esta comprobación empírica sorprendente responde a que la estimulación vestibular es el más poderoso estímulo en la población autista. En mi experiencia con autistas no recuerdo haber visto nada que genere tanto placer directo, de forma inmediata, que requiera de la presencia del otro, que provoque series de demandas reiteradas, intencionadas, señaladas, signadas de una forma natural, un espacio en el que libremente puedan desarrollar actividades para ellos llenas de sentido.

Creemos también que este poderoso estímulo, comprobado tanto en autistas de edades muy tempranas como en autistas mayores, nos es extremadamente útil en el desarrollo de los programas de trabajo en aspectos no motrices. Conociendo la estrategia usada en comunicación en el trabajo con autistas, partiendo de su deseo para establecer signos mediadores en una petición, no deberíamos desconsiderar un recurso tan poderoso en un área desarrollada, capaz por si solo de desatar conductas funcionales.

http://www.aetapi.org/congresos/canarias_04/video_05.pdf

.............

Las actividades acuáticas son divertidas, refrescan, alegran y relajan. Pero la natación es más que eso: es uno de los deportes más completos, y un camino para corregir varios problemas de salud. Los médicos de diferentes especialidades recomiendan la práctica de la natación para las más variadas terapias: asma, molestias musculares y articulares, hernias de disco, estrés... A los bebés les sirve como un medio de estimulación temprana.

La natación confiere excelentes estímulos al crecimiento y al desarrollo, su práctica tiene muchos beneficios. Uno de ellos es la relajación, y se puede hacer desde la infancia hasta la vejez, y esa capacidad de practicarla durante tanto tiempo, es algo que en otros deportes no siempre sucede.

Chicos con discapacidades físicas y motoras, personas ciegas y asmáticas, todos ellos pueden encontrar en la natación un camino hacia el bienestar. Muchas veces, las mejoras se consiguen a través del juego, un fuerte elemento de motivación que permite al niño y al adulto controlar su esquema corporal en el medio acuático.

Los médicos aconsejan normalmente, la práctica de este deporte porque estimula la capacidad cardiorrespiratoria, desarrolla en armonía todo el organismo, y relaja la excesiva tonicidad muscular de la tarea diaria. Además, se trata de una actividad de “bajo impacto”: cuando uno corre sobre la tierra, el impacto sobre el cuerpo equivale a casi tres veces el peso del mismo cuerpo, pero en el agua se neutraliza casi el 75 por ciento del peso corporal. El agua tiene, también, 12 veces más resistencia que el aire, de modo que, si bien evita el impacto, moverse contra el agua afirma los músculos y los fortalece.

En otro sentido, la natación cumple un importante papel como agente socializante, mejora el desarrollo psicomotor, y favorece la autoestima y la independencia. Con este deporte se favorece la estimulación temprana y se incrementa el desarrollo motor, por medio de juegos.

Nadar brinda seguridad a quien lo hace, tomando en cuenta que no saber nadar es sentir miedo, y aprender es quitarse ese miedo. Por todo esto y más consideramos de vital importancia, la utilización del medio acuático como recurso para trabajar con personas con problemas psíquicos y de trastornos generalizados del desarrollo.

Debemos aclarar que no existen recetas mágicas, hay numerosos tratamientos y no todos funcionan de igual manera. Cada autista es un mundo diferente, por eso, debemos agotar todas las posibilidades pedagógicas antes de cruzarnos de brazos.

La estimulación precoz puede retrasar en muchos casos el aislamiento total del autista, por eso consideramos de vital importancia su integración, lo antes posible, en este tipo de sesiones debido a su alto poder socializador. El tratamiento de la práctica deportiva en el medio acuático de los autistas se diferencia del tratamiento con las personas Síndrome de Down en:

- Requiere un trato más individualizado.
- Debemos controlar las inversiones prolongadas.
- Actividades y juegos con alto grado de motivación.
- Captar su atención.
- Dificultad ocasionada por ciertas estereotipias motrices.

Conclusión. Lo más importante es concienciarse del poder que tiene el agua para todos nosotros y, especialmente, de la utilidad que posee para la motricidad, la integración y, lo más importante, el disfrute de estas personas.

http://www.accafide.com/documentos/vsimposium/comunicaciones/COMUNICACION%20RAQUEL.pdf

1 comentarios:

Anónimo

ESTA CHUCHA ULTRA K DIFICIL DEN UN RESUMEN

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son muy importantes. Nos permiten aprender a los demás e incluso pueden ayudarme a actualizar la información de la entrada. Muchas gracias por tu paso por aquí.

 
ir arriba ir abajo