BIENVENIDOS | JULEN | BLOG DE ROBADOS | MAPA

Con 22 sonidos se puede acabar con el autismo

Maite
"Una mujer malagueña, madre de gemelos con autismo, ha desarrollado un método que favorece el aprendizaje del lenguaje entre las personas que padecen este síndrome, gracias a un sistema que se centra en enseñar 22 sonidos básicos del español, con los que, una vez memorizados, pueden pronunciar palabras completas.

Las personas con autismo tienen problemas para procesar los estímulos que provienen del rostro, no captan bien las oscilaciones que se producen en la voz, por lo que no oyen bien el sonido de las palabras y además, tiene fallos de memoria, por lo que les es "muy difícil aprender a hablar", ha explicado a Efe Trinidad Caparrós, autora del método.

Si una persona no tiene una paleta de sonidos mínimos "difícilmente podrá pronunciar palabras", y eso es lo que trata de enseñar este sistema de aprendizaje denominado "Método Adryna", con el que los hijos de Trinidad han conseguido articular fonemas e incluso palabras completas.

El método Adryna cubre los déficit con los que cuentan las personas autistas con apoyos de moldeamiento de la boca, al utilizar unas tarjetas grandes con fotografías con las distintas vocalizaciones de manera "muy clara", ya que "si enseñamos al niño a ver el fonema también le estamos enseñando a escucharlo", por eso antes de hablar "aprendemos a leer los labios".

Estos ejercicios, que se llevan a cabo como un juego, lo que permite que los padres interactúen con sus hijos, se desarrollan de manera muy rápida ya que el cerebro los asimila antes si el estímulo se le presenta en menos segundos, ha explicado Trinidad.

En primer lugar se enseñan sonidos sueltos y cuando ya se han aprendido trece fonemas pueden desarrollar un lenguaje primario, primero de forma analítica y después de forma global, lo que finalmente permite que se practiquen cerca de 300 verbalizaciones en ocho minutos, "incluso aunque no se domine el lenguaje".

Al principio, las personas que se someten a este método "puede incluso marearse" porque para ellos es difícil combinar "sílabas y boca", pero con el tiempo incluso pueden aprender a leer, y además, se puede aplicar también a otras patologías como Síndrome de Down, parálisis cerebral, o trastornos generalizados, ha asegurado la autora del método.

Trinidad lo desarrolla en casa con sus dos hijos de 20 años desde 2005, aunque lleva muchos más dedicados al estudio del autismo, ya que según ha manifestado, "quería aprender lo máximo posible y no conformarse".

En Málaga existen unas 700 personas afectadas por el síndrome, y se calcula que en Andalucía esta cifra asciende a 5.000, según ha informado a Efe el presidente de la Asociación de Autismo de Málaga, Miguel Sánchez, quien ha explicado que hay una incidencia "cada vez mayor".

Sánchez ha señalado que las personas autistas padecen una disfunción neuronal que no permite llevar a cabo con normalidad la sinapsis entre las neuronas, y sus principales características son dificultad para relacionarse con el exterior, anomalías en el desarrollo, sobre todo en el lenguaje, y practicar movimientos repetitivos.

La autora del método Adryna ha presentado hoy en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), en Málaga, un libro donde explica con detalle en qué consiste este modo de aprendizaje, que ha contado con el apoyo del Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano (I2BC)."

Enlace fuente Diario Qué.es
Pagina web Método Adryna

(Apunte de Trinidad en comentarios de esa misma página por el que modifiqué el texto:
Me llamo Trinidad Caparrós -creadora del Método Adryna- y deseo informarles que he detectado un error en el sexto párrafo de esta noticia. El método permite que se practiquen aprox. 300 verbalizaciones en 8 minutos, que no es lo mismo que decir que se MEMORIZAN 300 fonemas en 8 minutos (lo que es erróneo). Espero se corrija este detalle o errata. Gracias. Trinidad Caparrós.
Para mas información pueden visitar nuestra web donde podrán visualizar un video explicativo: http://www.metodoadryna.com/)

Aquí podéis ver el video



Actualización 4.feb.09

La progenitora de dos niños con autismo crea un sistema de aprendizaje del lenguaje que consigue que aprendan palabras básicas para salir de su silencio

Hace veinte años, la vida de Trinidad Caparrós dio un vuelco cuando los médicos le dijeron que sus dos hijos gemelos, Adrián y Nacho, padecían autismo. Su vida cambió, sí, pero ella asegura que para mejor, porque no rendirse ni una sola vez en todos estos años ante el problema de sus hijos le ha convertido en mejor persona.

Trinidad nunca tiró la toalla con sus hijos y buscaba respuestas en todos los estudios realizados sobre el autismo para conocer un poco más el mundo de Adrián y Nacho. Pero lo que más le dolía era no poder comunicarse con ellos. «Las personas con autismo tienen muchas dificultades para comprender las palabras porque no pueden procesar bien los sonidos o los gestos que utilizamos con los labios para hablar, así que es como si fuesen sordos, mudos y ciegos para el lenguaje», explica.

Un día, a Trinidad, profesora prejubilada, se le encendió una luz y decidió aplicar todo lo que había aprendido con las investigaciones médicas para crear un método visual que sacase del mutismo a sus hijos. A través de juegos con tarjetas visuales con la posición de la boca en los distintos sonidos, Adrián consiguió pronto conocer trece fonemas distintos con los que empezó a hablar.

En primera persona

«El primer día que habló dijo sólo tres palabras: mesa, salto, daño; para mí fueron las palabras más bonitas del mundo porque, por primera vez mi hijo era capaz de expresar un dolor», recuerda Trinidad, quien asegura que una decena de niños con autismo están utilizando ya este método, que se basa en la implicación de las familias, con buenos resultados en Málaga y Talavera. Gloria Fuentes, psicóloga que ha trabajado con Adrián y Nacho durante los últimos once años, asegura que el resultado es espectacular. «Cuando empiezan a hablar y, sobre todo, a comprender las palabras, les cambia la expresión; ya no tienen ese rostro como ausente, sino que te prestan atención y están más despiertos», dice.

Para Trinidad, quedan lejos los episodios en los que sus hijos, debido a su hiperactividad, llegaban a agredirla. «Si te apasionas y eres persistente puedes asomarte a su silencio y rescatarles de él», explica. Ayer presentó un libro con los resultados de esta experiencia en el Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano, situado en el Parque Tecnológico. Ha puesto a su sistema el nombre de método Adryna, por sus hijos Adrián y Nacho. Pese a los progresos, Trinidad asevera que esto no es más que el principio y que el final del proceso será enseñar a las personas con autismo a construir frases completas con un vocabulario más amplio. Un propósito ambicioso pero para el que cuenta con la mejor motivación: sus hijos.
Enlace fuente mediai2BC

Otras entradas de hoy

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son muy importantes. Nos permiten aprender a los demás e incluso pueden ayudarme a actualizar la información de la entrada. Muchas gracias por tu paso por aquí.

 
ir arriba ir abajo