BIENVENIDOS | JULEN | BLOG DE ROBADOS | MAPA

Teoría de la mente 1- Autismo y Sindrome de Down

Maite
A veces me resulta complicado entender y explicar los motivos por los que Julen se comporta en algunas situaciones de una manera diferente a como se espera de él; me refiero al tema empatía, a su manera de entender - interpretar las cosas y su manera de responder ante ciertas situaciones. Desde no querer decir adios -parece entenderlo como un castigo, a no saber entender las reglas de un juego, no entender el estado de ánimo de otros, y un sin fin de cosas más. Todo ello me ha llevado a lo mismo: la "Teoría de la Mente".
Posiblemente ampliaré la información en posteriores entradas.
E insisto. Lo que leamos "no va a misa". Cada niño es diferente y por supuesto, aprenden.
(Maite)


Al decir que un sujeto tiene una Teoría de la Mente, queremos decir que el sujeto atribuye estados mentales a sí mismo y a los demás.

El término “Teoría de la Mente” fue definido originalmente por Premack y Woodruff (1978) como la habilidad para adscribir, asignar, atribuir estados mentales a otros y a uno mismo. Estados como creer, pensar, desear, pretender.

En las interacciones de la vida cotidiana, la mayoría de las personas nos movemos con relativa facilidad cuando somos capaces de entender que los demás pueden tener deseos, creencias, conocimientos, en definitiva, estados mentales que nos permiten explicar y predecir sus conductas. Sin embargo, hay algunas personas que tienen ciertas dificultades en el manejo de estas habilidades de inferencia mentalista como son, entre otros, los niños con autismo y los niños con Síndrome de Down.

Según diversas investigaciones (Yirmiya y Shulman, 1996; Baron-Cohen, 1989), las personas con autismo carecen de la habilidad para atribuir estados mentales mientras que los niños con Síndrome de Down, al igual que los niños "normales", no tienen especial dificultad con las tareas de Teoría de la Mente, aunque la ejecución no será tan óptima como la esperada en los niños con desarrollo normal.

Tal y como comentan Rivière y Núñez (1996), nos resulta difícil imaginar como sería el mundo humano sin una teoría de la mente, un mundo donde los demás no se constituirían como “seres dotados de una mente”. La mente de los demás sería una puerta cerrada, carecería de sentido intentar transmitir creencias, deseos, intenciones y las interacciones muy frecuentes y dinámicas de las conversaciones cotidianas resultarían inalcanzables o muy difíciles de seguir. Además, el comportamiento de la gente resultaría, en gran medida, imprevisible para la persona sin mecanismos mentalistas.
Es necesaria la adquisición de habilidades mentalistas en cuanto a la comprensión de las creencias, emociones e intenciones de los demás para comprender el entorno.

Respecto a los niños con autismo, según diversas investigaciones (Yirmiya y Shulman, 1996; Baron-Cohen, 1989), carecen de la habilidad de atribuir estados mentales, presentando serias dificultades en las tareas de teoría de la mente. Estos niños se caracterizan por:

a) Insensibilidad hacia los sentimientos de otras personas: no tienen en cuenta los sentimientos de las personas que les rodean, no se paran a pensar si les van a hacer daño con sus palabras o con sus acciones y si tienen que decirles algo que les va a afectar directamente, se lo dicen sin más.
b) Incapacidad para leer intenciones: A veces los demás niños del entorno de la persona con autismo le toman el pelo y le mandan realizar alguna acción que ellos saben que está mal para reírse de él, naturalmente el niño con autismo no es capaz de llegar a captar esto. Nuevamente le resulta difícil ponerse en el lugar del otro para de esta forma darse cuenta de que lo que quieren los demás es reírse de la acción que va a realizar.
c) Incapacidad para leer el nivel de interés del oyente respecto del propio discurso: Sabemos que muchas veces estas personas hablan del mismo tema una y otra vez o repiten las mismas preguntas, no son capaces de darse cuenta de que a la persona de al lado la están cansando y que no le interesa lo que le están diciendo, mientras que ellos lo viven de una forma entusiasta.
d) Incapacidad para comprender malentendidos: Como son tan meticulosos y obsesivos con las cosas, no son capaces de entender que los demás pueden cometer errores sin que sea deliberadamente.
e) Incapacidad de mentir y comprender el engaño: Aunque sean muy mayores la inocencia siempre está con ellos y aunque no sea directamente, indirectamente es bastante fácil engañarles. Cuando una persona con autismo intenta mentir, lo hacen pero de una forma tan pueril que al instante te das cuenta. En todos estos ejemplos es necesaria la intervención de una Teoría de la Mente, lo que explica que las personas con autismo al carecer de la habilidad para atribuir estados mentales fallen en este aspecto.
Comparando a estos niños con los que tienen Síndrome de Down, encontramos que estos últimos tienen una mayor competencia social (son sensibles hacia los sentimientos de los demás, son capaces de entender las intenciones, de comprender las mentiras e ironías,...) y resuelven con retraso pero normativamente las tareas de Teoría de la Mente.

Fuente. Teoría de la mente y síndrome de down: revisión teórica

7 comentarios:

anabel

Corazón, llevamos ya unos cuentos meses trabajando "teoría de la mente" con Erik, y los resultados son buenísimos.
Preparé un "librito" con los ejercicios, y Amaya los ha mejorado con montones de fichas geniales.
Un par de capítulos que estaban sin desarrollar los estoy preparando poco a poco, para luego todo junto unificarlo en "librote", jeje.
Te lo he mandado por mail por si te sirve.

Besotes gordos.

Maite

Te me has adelantado :) antes de publicar ésto he estado en la hierba al crecer y he visto entradas y fichas, iba a esperar un poco más para enlazarte porque va a ser una entrada completa y más extensa que ésta de desarrollar y necesito más tiempo ;) Gracias solete

mama de 7

Teresa tiene SD, ¿como leer mas de esta teoría?.

Graciela

Muy interesante Minimimo! y si lo deseas puedes seguir, en un tema que me encanta :)

Besitos de arco iris a Julen!

y para vos

Abrazos!

Programa de Desarrollo Psicosocial

Maite,en conductas como la que presenta Julen. Trabajamos ampliar su flexibilidad mental, ¿Cómo?; Cada vez que aparezca la conducta amenazante para él, "tener que despedirse de alguien", darle la contención emocional; pedirle que te mire y decirle que esté tranquilo, con eso le enseñaras a que pueda autorregularse, mostrarle o enseñarle con mucha seguridad que no pasa nada malo, que no hay peligro, que esté tranquilo. Sin forzar (pero sin dejar de trabajar la habilidad)y pasar a utilizar otras situaciones sociales como modelo; enseñarle con eso que no pasa nada si la gente se saluda o se despide, y él de a poco irá ampliando su repertorio conductual y disminuyendo su rigidez, ya que no le será tan amenazante el decir chau a alguien..
Cariños, Carmen

Marina

Muy bueno Maite!!! Creo que uno de estos días me llevo esta entrada también :)
Besos

Maite

CARMEN, queda mucho trabajo por hacer, es diferente cuando él se va a cuando son otros los que marchan. No se crea tensión previa exactamente. Tomo tus consejos, mil gracias por ellos. Ya te contaré.

Besos! seguiré con el tema por supuesto!
y VIVA EL ARCOIRIS GRA :D

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son muy importantes. Nos permiten aprender a los demás e incluso pueden ayudarme a actualizar la información de la entrada. Muchas gracias por tu paso por aquí.

 
ir arriba ir abajo