BIENVENIDOS | JULEN | BLOG DE ROBADOS | MAPA

Un fármaco resulta prometedor para el autismo

Maite
Una sustancia química que altera la señalización química parece aliviar la ansiedad y otros síntomas.

Aunque la investigación aún es preliminar, los científicos parecen estar acercándose a una explicación molecular para al menos algunos casos de autismo. La investigación en animales de laboratorio, cadáveres, y ahora en un pequeño ensayo clínico en niños parece apoyar la idea de que el autismo es causado por la falta de regulación química en las sinapsis, las uniones entre las células cerebrales.

Estructura química del Armacoflen, un
fármaco que parece calmar la ansiedad y
otros síntomas

La última evidencia de esto proviene de un ensayo clínico de 25 niños autistas de seis a 17 años. El ensayo fue conducido por Seaside Therapeutics en Cambridge, Massachusetts. En una serie de datos no publicados hechos públicos la semana pasada, la compañía afirma que los niños parecían responder bien al fármaco arbaclofen y sufrieron efectos secundarios mínimos. El arbaclofen está relacionado con el fármaco baclofeno, un relajante muscular y agente antiespástico de uso común. Los niños tomaron el fármaco durante ocho semanas, y la mayoría registró mejoras significativas en las mediciones de irritabilidad y comunicación, dos problemas comunes en el autismo.
El hallazgo es considerado preliminar puesto que el estudio no fue controlado por placebo, es decir, los científicos no pudieron comparar a los niños que tomaron el fármaco con los que tomaron un placebo. Esto es especialmente importante en los estudios del autismo debido a que muchas de las pruebas utilizadas para evaluar a los pacientes son subjetivas, incluyendo las evaluaciones del comportamiento por parte de los padres y los médicos, afirma Jeremy Veenstra-VanderWeele, profesor asistente de psiquiatría, pediatría y farmacología en la Universidad de Vanderbilt. Alrededor de una media docena de sus pacientes participaron en el ensayo.

Aunque se necesitan más estudios, Veenstra-VanderWeele afirma que se vio gratamente sorprendido por la eficacia del medicamento. Un paciente adolescente que se había beneficiado poco de otros medicamentos se mostró bastante agitado al comienzo del estudio, siendo incapaz de permanecer en la sala con los investigadores durante más de unos minutos, señala Veenstra-VanderWeele. Ocho semanas después, el paciente estaba escribiendo notas a los investigadores y parecía mucho menos ansioso y agresivo—una respuesta inusual y particularmente alentadora a la medicación, afirma Veenstra-VanderWeele, que no tiene relaciones financieras con Seaside al margen de los ensayos. El propio ensayo fue financiado por Seaside.
En general, los sujetos parecían hacer contacto visual con mayor facilidad, y se mostraban menos agitados y ansiosos, afirma Paul Wang, vicepresidente de Seaside para el desarrollo clínico, así como pediatra del desarrollo conductual. Algunos fueron capaces de interactuar con sus compañeros más fácilmente y sufrieron menos propensión a participar en el balanceo repetitivo o los frecuentes golpes que a menudo son comportamientos característicos del autismo.

Seaside también ha probado el arbaclofen en niños con síndrome de X Frágil, un trastorno genético que se relaciona a menudo con el autismo. Ese ensayo, que era más grande y estaba controlado con placebo, demostró resultados positivos similares, según la compañía. El éxito de las pruebas con medicamentos, sobre la base de otras investigaciones, sugiere que el X Frágil es el primer buen modelo molecular para el autismo, afirma Randi Hagerman, profesor de pediatría en la Universidad de California, en Davis, y director médico del Instituto MIND de la escuela. Hagerman trabajó con Seaside en las pruebas del X Frágil, pero no en estas más recientes.

El desarrollo de tratamientos de fármacos para el autismo ha demostrado ser muy difícil, en parte porque aún no está claro qué es lo que lo causa. Los síntomas de la enfermedad varían mucho de persona a persona, y no se pueden diagnosticar con un examen de sangre o un escáner cerebral. El arbaclofen es uno de los pocos medicamentos que ha demostrado un beneficio.

El medicamento funciona al aumentar la producción de un aminoácido, llamado GABA B, que impide que los neurotransmisores se liberen en la sinapsis. Es posible que la activación insuficiente de GABA B en las sinapsis de las células en una parte específica del cerebro conduzca a la ansiedad excesiva que con frecuencia se observa en las personas con autismo y X Frágil, afirma el presidente, director general y cofundador de Seaside, Randall Carpenter.

Las investigaciones recientes sobre las autopsias de personas con autismo han demostrado que poseen menos receptores GABA B en comparación con los controles. Además, los estudios de roedores genéticamente diseñados para imitar los defectos del X Frágil apoyan la idea de que el aumento de la actividad de los receptores ayuda a aliviar los síntomas de la enfermedad, asegura Carpenter.

Es aún demasiado pronto para predecir si el medicamento tendrá éxito en ensayos clínicos más grandes, y en caso afirmativo, a qué edad debería comenzar el tratamiento. La compañía lo ha probado sólo en niños mayores de seis años de edad, debido a que es el rango de edad de los medicamentos que se usan actualmente para tratar la irritabilidad en los niños autistas. Carpenter señala que espera que con el tiempo se demostrará una mayor eficacia en los niños más pequeños, ayudándoles a evitar años de déficit, y también funcionará en los adultos con autismo, porque el daño sináptico no parece ser irreversible. Tampoco está claro, afirma Carpenter, si el medicamento deberá ser tomado por un corto período, para reprogramar y re-entrenar los circuitos del cerebro, o si los pacientes tienen que tomarlo por tiempo indefinido.

A los investigadores les preocupaba antes del estudio que la activación de los receptores GABA podría simplemente sedar a los niños, afirma Wang. (Las benzodiazepinas, como el Valium, que se utilizan como agentes contra la ansiedad y como pastillas para dormir, actúan sobre otro tipo de receptor GABA). Sin embargo, los informes de los médicos, además de las mejoras en la comunicación, así como irritabilidad, sugieren que la sedación no acabó siendo un problema. A continuación, Seaside espera poder hacer avanzar su investigación del X Frágil, y realizar un ensayo más grande, y controlado con placebo, en niños con autismo, señala Wang.

Fuente: technology review

2 comentarios:

Mama de 7

Todo lo que sea estudiar y buscar soluciones, pero no para que no nazcan,que eso es lo fácil.
Sino para que su calidad de vida,a la que tienen todo el derecho, sea muy buena, llegando a la casi normalidad.

QueridoQuique(Concha)

:D Hola Maite!!!
Me ha gustado la entrada, la medicina no es nuestra enemiga, está para ayudarnos, yo estoy a favor de todo lo que pueda ayudar a nuestros niños ;)
Gracias por publicar la noticia, te dejo un fuerte abrazo :P

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes. Nos permiten aprender a los demás e incluso pueden ayudarme a actualizar la información de la entrada. Muchas gracias por tu paso por aquí.

 
ir arriba ir abajo